Smart Cities: documento de visión a 2030

  • Grupo Interplataformas de Ciudades Inteligentes
N/ACitations
Citations of this article
52Readers
Mendeley users who have this article in their library.

Abstract

la población mundial está creciendo y actualmente más del cincuenta por ciento de esa población vive en zonas urbanas. Esta concentración de habitantes en núcleos urbanos conlleva una serie de ventajas en términos de eficiencias que permiten disponer de unos servicios más avanzados que en otros entornos y beneficiarse de una mayor relevancia en el gobierno global en cuanto al desarrollo económico, social, político, etc. Sin embargo, a medida que las ciudades van creciendo, éstas se enfrentan a importantes retos que necesitan abordarse para garantizar su sostenibilidad futura. Las ciudades europeas, por ejemplo, albergan el 68% de la población (y alcanzarán el 85% en 2050), consumen el 70% de la energía, son responsables del 75% de la emisión de gases de efecto invernadero y la actividad económica que desarrollan responde al 80% del producto interior bruto. En este contexto recientemente se están desarrollando iniciativas que pretenden acelerar la innovación en la búsqueda e implantación de soluciones para continuar con la optimización del funcionamiento de las ciudades y, en último término, contribuir a su sostenibilidad. Este mayor interés se muestra en el alineamiento de los retos sociales definidos tanto en España como en Europa, en la creación de diversas organizaciones en todos los niveles en torno al tema, en la dedicación específica de recursos de I+D+i para el desarrollo y en las numerosas demostraciones de tecnologías y soluciones que están teniendo lugar en entornos urbanos. Los rasgos comunes de estas iniciativas son: Colaboración, en su sentido más amplio, entre las administraciones públicas (también entre ellas), centros de investigación, empresas y ciudadanía. Foco en innovación, mediante el desarrollo y demostraciones de tecnologías y soluciones que están cerca de su etapa comercial. Intercambio de experiencias y soluciones aplicadas con éxito para su extensión a otras ciudades. El Grupo Interplataformas de Ciudades Inteligentes (GICI) surge en 2013 con el objetivo de dar respuesta a los retos planteados a las ciudades desde la perspectiva del desarrollo tecnológico nacional. A partir de la promoción de la Administración Española y en colaboración con ella, 20 plataformas tecnológicas españolas, que representan a distintos sectores, están colaborando para promover el desarrollo de tecnología y soluciones, dentro de una visión compartida de lo que es una ciudad inteligente, para avanzar en la sostenibilidad de las mismas. El presente documento describe, de forma ordenada y sistemática, la visión de la ciudad inteligente hasta el año 2030 en términos de desarrollo de tecnología desde el enfoque de las plataformas involucradas en su elaboración. En el documento se identifican unas áreas temáticas de actuación: energía y medio ambiente, edificios e infraestructuras, movilidad e intermodalidad, gobierno y servicios sociales; y unas áreas transversales, TIC, sensores, seguridad y materiales, que desarrollan los diferentes elementos tecnológicos presentes en la ciudad del futuro. Antes de entrar en la descripción del modelo de la ciudad, es necesario definir lo que se entiende por ciudad inteligente. Existen diversas definiciones que enfatizan aquellos aspectos más relevantes para el organismo que la define. GICI define la ciudad desde el punto de vista de la innovación, poniendo el foco en su sostenibilidad y en la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos. Así, la “ciudad inteligente es aquella que mediante la incorporación de tecnologías, procesos y servicios innovadores garantiza su sostenibilidad energética, medioambiental, económica y social, para mejorar la calidad de vida de las personas y favorecer la actividad empresarial y laboral”. A continuación se reflejan algunas características principales de la ciudad inteligente en el escenario de visión a 2030. La ciudad inteligente futura generará una parte importante de la energía que consuma (y un alto porcentaje será renovable), los ciudadanos tendrán una mayor capacidad para participar en los mercados energéticos y la eficiencia será un principio básico que irá continuamente reduciendo los consumos energéticos de edificios (aislamiento), equipos eléctricos, etc. Las redes de distribución energéticas, y en particular las eléctricas, se convertirán en los elementos vertebradores de esta transformación energética. Además, la ciudad aprovechará en mayor cantidad los recursos naturales que se necesitan para la actividad que en ella se realiza, aprovechará el almacenamiento de agua de lluvia, valorizará los residuos urbanos generados en su totalidad, etc. La movilidad urbana basculará hacia combustibles alternativos que reducirán la contaminación y su contribución a los gases de efecto invernadero, y se realizará una gestión más eficiente de las distintas modalidades de transporte para optimizar los desplazamientos y evitar las congestiones, así como de los desplazamientos logísticos de materiales y productos dentro de la ciudad y con el exterior. La optimización de la ciudad comprende también su monitorización, y ésta se incrementará tanto en la parte pública con una red de sensores avanzados que permitan obtener información de iluminación, contaminación, situación del tráfico, etc., como en la parte privada, con la domotización de hogares y edificios. Las tecnologías de información y comunicación (TIC) tendrán un papel fundamental en la transmisión y procesamiento de toda esta información, pero también en permitir y facilitar la vida de los ciudadanos y las empresas en aspectos como el acceso a la administración pública, promoción de la ciudad como entorno turístico, telepresencia que disminuya los desplazamientos, etc. La calidad de vida está asociada a la seguridad y la salud, y por tanto, los avances en estas áreas reducirán el número de incidentes y accidentes en la actividad propia de la ciudad, mejorarán los tratamientos médicos con técnicas menos invasivas, teleasistencias y dispositivos para aumentar la autonomía de pacientes. En definitiva, los avances tecnológicos lograrán que las ciudades sean entornos más saludables, seguros y atractivos para el desarrollo económico, cultural, educativo y profesional, y mejorarán su sostenibilidad energética y medioambiental. Y, si bien estos avances se centran en entornos urbanos, tendrán su repercusión y extensión en entornos cercanos, como son las regiones, poblaciones de menor tamaño y comunidades dentro de las ciudades. El trabajo del Grupo GICI está orientado a promover estos avances tecnológicos, pero éstos no pueden realizarse de forma aislada. Como se ha comentado previamente, la colaboración es uno de los pilares fundamentales, y estando GICI centrado en el lado de la oferta, es necesario completar su funcionamiento con el lado de la demanda, que principalmente se sitúa en los órganos de gobierno de las ciudades. Adicionalmente al desarrollo tecnológico, los avances en la inteligencia de la ciudad necesitan de factores clave tales como la normalización e interoperabilidad de las soluciones que permitan su universalización y reducción de costes, una regulación en los distintos niveles que cree un marco adecuado para que nuevas soluciones puedan llegar al mercado así como de esquemas de financiación de los desarrollos y las demostraciones hasta un nivel precomercial. Resumen ejecutivo [1] 11. A tenor de estos factores, el presente documento va dirigido especialmente a: 1. Los miembros de las Plataformas Tecnológicas que participan en GICI, como proveedores de las soluciones tecnológicas para la ciudad inteligente aquí descritas. 2. La Administración General del Estado como propulsor de iniciativas que permitan el desarrollo tecnológico que haga realidad esta visión a 2030. 3. Los Órganos de Gobierno de las ciudades, entornos de demanda que requieran de la oferta planteada en este documento.

Cite

CITATION STYLE

APA

Grupo Interplataformas de Ciudades Inteligentes. (2015). Smart Cities: documento de visión a 2030. Gici, 1(June 2016), 13–127.

Register to see more suggestions

Mendeley helps you to discover research relevant for your work.

Already have an account?

Save time finding and organizing research with Mendeley

Sign up for free