Skip to content

Majo Sarmiento

      About

      La lucha es el más alto de los cantos y si yerro, puedo aprender, y si desnuda, de amor puedo vestirme, y si callada, puedo hablar, y si todo está en mirar los lagos que circundan la vida, tomar sus peces, tiernamente quitar las algas que algún día se enredaron en el pelo y seguir adelante volando como las mariposas. Este tiempo de muertes, es tiempo también de valorar la vida, de olvidarnos del asco y combatirlo, de luchar contra vicios y erradicar los resabios, de pulirnos como cristal fundido en este puro fuego de la Revolución, tomándola amorosamente sin negarle ni uno solo de los poros, darnos, abrirnos a la vida ésta que escogimos, ubicarnos en nuestra propia pequeñez y grandeza, confiados como niños en la luz de mañana sin por eso dejar de martillar el yunque de la forja, aunque a veces nos duelen los tirones, el estira y encoge, lo que nos sobresalta cuando al mirarnos dentro, vemos lo mucho que de arrancarnos nos queda. Esta es la vida con sus contradicciones, el sueño después de despertarnos, las heridas de tiempo que nos marcan, las heridas de guerra que nos faltan, lo que sobrevivimos para seguir sobreviviendo, desde esas caras, esos fusiles, esas manos que nos miran como diciendo: Hermano mientras yo muero, ¿qué estás haciendo voz? Gioconda "De la costilla de Eva".